Un riesgo laboral es la posibilidad de que un trabajador sufra un percance a consecuencia del trabajo. El riesgo laboral será grave o inminente cuando aumenten las posibilidades de que se produzca un accidente de trabajo y las consecuencias del mismo sean graves. Por lo tanto, la prevención de riesgos laborales (PRL) es la disciplina que promueve la seguridad y salud de los trabajadores, identificando los riesgos del entorno laboral, evaluándolos, además de adoptar las medidas necesarias para poder prevenirlos.

Así, entre los riesgos laborales, hay que distinguir entre las enfermedades profesionales (producidas a consecuencia del trabajo) de los accidentes laborales (aquel que se produce debido a un fallo humano o de otro tipo, durante la jornada laboral) en este caso en este sector podemos encontrar diferentes maneras de controlar las actividades que se realicen, con el fin de no entorpecer ni mezclar las distintas actividades que se pueden realizar en una obra en contruccion.

Es por eso que en las fases iniciales de una obra, se encontrará solamente al personal obrero encargado de la excavación, traslado y bote del material removido para la construcción, mientras que en las fases intermedias y finales, encontrarás a los albañiles, electricistas y carpinteros (entre otros) trabajando todos dentro de un mismo espacio el cual, por efecto de la contrucción de las paredes de la edificación, se torna en un ambiente cerrado, con ciertas condiciones ambientales específicas que deben ser tomadas en cuenta como parte de los diversos tipos de riesgos laborales en la obra.

En líneas generales podríamos destacar algunas razones por las cuales existe una gran variedad de Riesgos Laborales en la Construcción:

  • La alta rotación de personal y de pequeñas empresas (contratistas o subcontratistas), lo cual genera un “período de adaptación” por parte de los nuevos trabajadores al ambiente de trabajo y, por supuesto, a las condiciones de Seguridad de la Obra en cuestión.
  • La exposición, en prácticamente la totalidad de las obras, a la intemperie y por lo tanto a agentes como la radiación solar, lluvias, vientos, etc.
  • El alto riesgo asociado al trabajo en alturas, como en el caso de construcción de edificaciones, o en espacios confinados, como en el caso de la excavación de zanjas y túneles.
  • La exposición a diversos agentes químicos, presentes en prácticamente todos los materiales utilizados en la industria de la construcción (cemento, pinturas, solventes, etc.)

 

Éstos son sólo algunos de los factores que hacen que la industria de la construcción sea una de las que presentan gran cantidad y diferentes riesgos laborales, específicamente algunos de ellos pueden ser:

 

  • Caídas de distinto nivel: Es uno de los riesgos más importantes, los operarios del sector de la construcción están muy expuestos a sufrir caídas a distinto nivel sobre todo mientras realizan trabajos sobre techos y cubiertas, huecos exteriores o interiores y andamios.
  • Caídas al mismo nivel: Son caídas originadas por tropezones, resbalones, pisadas en terrenos inestables, etc. que suelen producirse por no mantener un orden y una limpieza óptimas tal y como se expone en el siguiente punto.
  • Desorden y suciedad acumulada: Es una de las situaciones que más riesgos provoca en el sector de la construcción. Hay que asegurar el mantenimiento del orden y la limpieza en la obra. Muchos accidentes se producen por caidas o golpes que se derivan de tropiezos con materiales mal apilados o esparcidos por el suelo, suelos resbaladizos por caída de líquidos no retirados, golpes contra montones de escombro o materiales inservibles. Por eso hay que mantener siempre el orden y la limpieza en los lugares de trabajo.
  • Pisadas sobre objetos: Son situaciones que se producen también por el desorden en la obra. El riesgo estriba en pisar o tropezar con objetos abandonados sobre todo en lugares de paso. No originan caídas pero sí que pueden causar accidentes, en ocasiones graves como por ejemplo al pisar sobre elementos punzantes o cortantes.
  • Aprisionamiento por o entre objetos: Son situaciones que se producen cuando un operario o alguna parte de su cuerpo es aprisionada por alguna máquina o queda atrapado entre objetos, piezas, materiales, etc.
  • Caída de objetos: Es la caída de objetos diversos que o bien se están manipulando, como herramientas, materiales, etc. o que no están siendo manipupados pero se desprenden de su ubicación por diversos motivos.
  • Choques contra objetos móviles: Se trata de la posibilidad de recibir un golpe producido por elementos móviles de maquinaria o por objetos y materiales que se están trasladando de un sitio a otro.
  • Choque contra objetos fijos: Son golpes o cortes que sufre una persona por el choque repentino contra uno o varios objetos que permanecen fijos y que por diversas razones no han sido percibidos por el trabajador.
  • Proyección de fragmentos o partículas: Cuando se proyectan fragmentos de material por el uso de máquinas, herramientas, etc. pueden producirse lesiones por el impacto de esos materiales sobre los trabajadores.
  • Atrapamiento por vuelco de máquinas: Generalmente las máquinas están diseñadas para no volcar, pero en caso de que se produzca un accidente, es la situación que se produce cuando un trabajador o parte de su cuerpo es aprisionado contra las partes de las máquinas o vehículos que han volcado.
  • Riesgo de Incendio y explosión: Es uno de los riesgos más importantes, el orden y limpieza que se debe dar no sólo en las diferentes zonas en que se esté trabajando sino en todo el perímetro de la obra. El riesgo de explosión se deriva sobre todo por el deficiente almacenamiento y manipulación de materiales inflamables.
  • Riesgo eléctrico: Las instalaciones eléctricas que se realizan en el sector de la construcción, tienen una serie de característias intrínsecas que hacen que los riesgos eléctricos aumenten. Por ejemplo hablamos de instalaciones provisionales que en muchas ocasiones están expuestas a la intemperie por periodos largos, además son materiales reutilizables que en ocasiones no están en las mejores condiciones. Todos estos factores y otros, hacen que haya que extremar la precaución para minimizar los riesgo eléctricos.

 

Hoy en día en muchas empresas se sigue viendo a la salud y la seguridad como un sobrecosto y no como una inversión que trae beneficios, no solo para el empleador sino para los trabajadores, ya que suele mejorar el clima organizacional. Al final, esto repercute en un aumento de la productividad porque disminuye el ausentismo laboral y los costos por indemnizaciones que se deben pagar por los accidentes y enfermedades profesionales.

 

Si quiere saber mas sobre nuestro software sobre seguridad y salud laboral GOSST le invitamos a descargar nuestro brochure.