Creando una cultura de Prevención en Seguridad y Salud en el Trabajo (Parte 2)

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

La semana pasada definimos qué es una cultura de seguridad y cuáles eran las características principales de una cultura de seguridad que se considera como buena, así también, empleamos el Modelo de la Madurez de la Cultura de Seguridad (SCMM por sus siglas en inglés) para identificar 5 etapas de evolución de toda cultura de seguridad en una organización.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»547″ img_size=»full»][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Quedaba pendiente el responder a la pregunta ¿cómo puedo crear una cultura de seguridad en mi empresa? La mayoría de los programas que buscan promover el cambio organizacional se enfocan solo en los aspectos superficiales o visibles de una cultura, como los símbolos, slogans, colores, uniformes, etc. En palabras del político chino Mao Tse Tung:

 

“las actitudes y opiniones de las personas se han formado a lo largo de décadas de sus vidas y no pueden ser cambiadas en unas cuantas reuniones o llevando unos cuantos cursos”.

 

 

Le daremos un vistazo al modelo conocido como Descongelar – Cambiar – Re-congelar de Kurt Lewin, el cual fuera luego ampliado por Edgar Schein. De acuerdo con este modelo, el cambio requiere que el sistema actual pase por tres etapas de descongelamiento – cambio – re-congelamiento para lograr un nuevo sistema (entendido como una nueva cultura organizacional) que se vuelva estable.

 

Descongelar es la etapa más difícil e importante para poder crear la motivación a cambiar. Esta etapa está compuesta por tres subprocesos: desconfirmación, ansiedad de supervivencia y creación de seguridad psicológica. Estos tres subprocesos llevan a los empleadores y trabajadores por una etapa de insatisfacción con los resultados actuales de seguridad (desconfirmación); el experimentar ansiedad ante la posible ocurrencia de un accidente que pueda repercutir negativamente en la reputación de la empresa o área (ansiedad de supervivencia); y a tomar consciencia que se pueden tomar soluciones alternativas para superar estas ansiedades (creación de seguridad psicológica). Una vez experimentado estas sensaciones, las personas están listas para entrar a la etapa del Cambio.

 

El Cambio permite a los grupos e individuos lograr nuevos comportamientos más seguros que los anteriores. Se les brinda a las personas nuevos conocimientos, nuevos significados y nuevos estándares. Esto se logra normalmente empleando técnicas de aprendizaje como prueba y error o juego de roles.

 

Finalmente, Re-congelar es la última etapa. Según Schein, incluye el desarrollo de un nuevo auto concepto de cómo hacer las cosas de manera segura, un nuevo compromiso con la seguridad de todas las personas en la organización y el establecimiento de nuevas relaciones interpersonales, donde todos somos responsables de la seguridad de todos, y ello se mantiene a lo largo del tiempo.

 

Park (2013) examinó los cambios que ocurrieron en el Programa de Conservación de la Audición (PCA) de una compañía multinacional de electrónicos que inició sus operaciones en Corea del Sur en el año de 1967. De 1986 a 1992, la empresa adoptó medidas de monitoreo de ruido y sonometría para cumplir con la legislación del país. Entre 1992 y 1997 la sede central en Estados Unidos elaboró el Programa de Conservación de la Audición (PCA) para cumplir con el Acta de Seguridad de la Salud de los Estados Unidos. De 1998 a 1999 un equipo transversal de la compañía implementó medidas de control del ruido empleado el método de aprendizaje activo. Del año 2000 en adelante se registraron mejoras continuas en la reducción del ruido.

 

Desde el punto de vista del modelo Descongelar – Cambiar – Re-congelar, el período de 1992 a 1997 corresponde a la etapa de descongelar; 1998 a 1999 corresponde al cambio; y del 2000 en adelante corresponde a re-congelar.

 

Este caso resalta 2 factores clave para el éxito del PCA, el liderazgo y el aprendizaje activo. El liderazgo es el factor más importante para cambiar la cultura de seguridad. Es responsable de dar inicio a la etapa de Descongelar mediante el compromiso con la seguridad de la alta dirección y sus actitudes respecto al tema. Por otro lado, el aprendizaje activo es el factor responsable de lograr la transformación cultural (Cambio).

 

El aprendizaje activo surgió como concepto en los años 40 y también se le conoce como “aprender haciendo”. Los participantes estudian sus propias acciones y experiencias para mejorar sus resultados. Se cuestionan los métodos actuales y con el apoyo de equipos se implementan mejores soluciones que contribuyen a mantener una cultura de seguridad.

 

Una condición fundamental para que el aprendizaje activo tenga éxito es que las soluciones propuesta sean llevadas a la práctica y no se queden en meras charlas. En el caso de la empresa multinacional en Corea del Sur, esta labor fue responsabilidad del equipo transversal de la compañía.

 

¿Cómo puedo crear una cultura de seguridad en mi empresa?

 

El modelo Descongelar – Cambiar – Re-congelar y el caso de éxito de la empresa multinacional que inició operaciones en Corea del Sur nos muestran que para crear una cultura de seguridad en cualquier compañía se requiere concientizar (incluso hasta el nivel de generar ansiedad) al personal de que los métodos actuales no son suficientes para poder salvaguardar la seguridad y la salud. La alta dirección tiene como responsabilidad el iniciar el proceso de descongelamiento de la actual cultura y debe empoderar a los trabajadores a que reflexionen sobre sus propias acciones y experiencias para poder implementar soluciones a los peligros que se presentan en el lugar de trabajo (aprendizaje activo que lleva al cambio). Una vez puestas en práctica las nuevas soluciones, es responsabilidad de todos supervisar que los comportamientos inseguros anteriores no vuelvan a aparecer (Re-congelar).

 

Crear una cultura de seguridad es un proceso que toma tiempo (solo descongelar la cultura en el caso visto tomó 6 años) y es ahí donde el papel del liderazgo juega un rol incluso más importante para poder inculcar en los trabajadores la mentalidad y los comportamientos adecuados para que puedan hacer sus funciones de forma segura.

 

Como nota final diremos que hemos hablado sobre lo que los trabajadores y las empresas pueden hacer para crear una cultura de seguridad. Sin embargo, para llegar a una verdadera cultura de prevención se requiere también de la participación de los gobiernos y sus instituciones, que apliquen las técnicas mencionadas acá a un nivel macro (empleando los lineamientos de los sistemas de gestión) y permitan crear los cimientos para poder alcanzar como país una verdadera visión de prevención de riesgos en todo tipo de actividades.

 

Si quiere saber mas sobre nuestro software sobre seguridad y salud laboral GOSST le invitamos a descargar nuestro brochure.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × dos =