Enfermedades laborales más comunes y como prevenirlas

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_column_text]

Los riesgos para la salud en el lugar de trabajo, incluidos el calor, el ruido, el polvo, los productos químicos peligrosos, las máquinas inseguras y el estrés psicosocial provocan enfermedades ocupacionales y pueden agravar otros problemas de salud. Las enfermedades laborales no siempre son físicas o pasajeras, muchas veces tienen consecuencias a largo plazo, a menudo se desarrollan durante muchos meses o años, dependiendo de la intensidad y las circunstancias de la exposición.

[/vc_column_text][/vc_column][vc_column width=»1/2″][vc_single_image image=»623″ img_size=»full»][/vc_column][/vc_row][vc_row][/vc_row][vc_column][/vc_column][vc_column_text]

Las enfermedades laborales más comunes son:

  • Enfermedades respiratorias: En muchos casos, dependiendo del ambiente donde el trabajador desarrolla sus actividades, las vías respiratorias pueden verse afectadas por la inhalación de sustancias como polvo, madera, humos y polvos de piedra que alcanzan los pulmones y desencadenan enfermedades respiratorias como: asma, bronquitis crónica, alveolitis y otras.
  • Estrés: Este padecimiento es considerado la causa principal de ausentismo laboral, se estima que cada trabajador pierde 5 días laborales al año por esta enfermedad. Padecer de estrés en ciertas ocasiones no es algo malo ya que nos mantiene alerta, pero cuando se encuentra en un nivel crónico puede causar consecuencias irreparables, dado que interfiere en el correcto accionar de la persona, y no solo en el entorno laboral sino también en la vida personal.
  • Traumas psicológicos por acoso: La violencia entre compañeros de trabajo, acoso de superiores, malos hábitos en la empresa y maltrato psicológico son las causas de que algunos trabajadores no desarrollen sus actividades de forma eficaz. Por lo tanto, afectan su vida laboral y personal.
  • Enfermedades Músculo-Esqueléticas: Las enfermedades que comprenden este grupo son las que afectan principalmente las extremidades superiores, inferiores y la espalda. Pueden afectar a los ligamentos, músculos, tendones, cartílagos, nervios, sufrimiento de fracturas e incluso tener un proceso degenerativo. Dependiendo la labor del trabajador, si permanece sentado muchas horas al día o levanta carga pesada, la mala postura puede generar problemas permanentes en la columna.
  • Enfermedades de la piel: Normalmente las enfermedades ocupacionales relacionadas con la piel se encuentran asociadas a los trabajadores que han estado expuestos a sustancias químicas, siendo la dermatitis la más común. En muchos casos a corto plazo el contacto con sustancias toxicas pueden no causar ningún daño, pero en el largo plazo se pueden tener reacciones y enfermedades causantes del daño en la piel.

Recomendaciones para prevenirlas:

  • Mejorar la organización del trabajo.
  • Contar con un programa de educación continua, que consisten en programas de formación y actualización de conocimientos.
  • Brindar una atención integral todos y todas los empleados y empleadas, esto incluye chequeos pre-empleo, chequeos periódicos, exámenes especiales de acuerdo al área de trabajo y factores de riesgos.
  • Proporcionar el equipo adecuado y completo de protección personal.
  • Contar con un sistema de vigilancia de riesgos y de salud.
  • Promover una hidratación y alimentación adecuada, además de hábitos saludables (no fumar, hacer ejercicio, no ingerir licor, alimentarse nutritivamente, entre otros).

 

FUENTE: Organización Mundial de la Salud

 

Si quiere saber mas sobre nuestro software sobre seguridad y salud laboral GOSST le invitamos a descargar nuestro brochure.

[/vc_column_text]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 9 =